Bienvenidos

Primero en Medinaceli y más tarde en Constantina, desde 1550 aproximadamente, nuestra comunidad ha estado y quiere seguir estando al lado de sus hermanos, los hombres de cada época, elevando por ellos súplicas y acción de gracias al Señor.
El trabajo ocupa un lugar importante en la vida monástica, como medio insustituible que garantiza la subsistencia de la vida común. Realidad que hay que asegurar a fin de encontrar el tiempo necesario para los ejercicios propios de nuestra vida, en equilibrio con el Oficio Divino, la Lectio, la oración y la vida comunitaria.
Vivimos el trabajo como instrumento que nos permite participar en el desarrollo de la obra creadora de Dios. Y, todo trabajo lo vemos como servicio, ya sean las tareas domésticas o el cuidado de las enfermas y mayores, ya sea como medio de ganarnos la vida (El Obrador, La Jabonería, La Artesanía y en la acogida a los huéspedes) o como trabajos de estudio para la formación personal o comunitaria.

 

Contáctanos